Como Vencer la Inercia

Ayer, era nuevamente día lunes, día de recomenzar nuestra semana después de un fin de semana de compartir en familia, estado total de relajo, comidas deliciosas, sin actividades apremiantes, y el organismo se niega a responder, por la mañana, mediodía…y se acerca peligrosamente el atardecer, aún no ponía mis pies en las calles a cumplir la rutina de ejercicio indicada por el sistema Garmin…¿Qué hacemos en esos momentos?.

Muchas veces vamos a enfrentar situaciones de este tipo, dónde no tendremos ganas de hacer lo que tenemos que hacer. Una inercia total de nuestro cuerpo, que tiene a la mente funcionando al 100% en cosas que no son importantes o excusas para no hacer lo que se debe hacer, total, ¿y si lo hago mañana con más ganas?

Definitivamente, al iniciar una pauta de cambio de estilo de vida, no es muy conveniente abandonar nuestros compromisos al principio, ya que esa pequeña falla, nos da luego las múltiples justificaciones que necesitamos para fallar en nuestros propósitos una y mil veces, dejándonos estancados, mientras otros más disciplinados y motivados avanzan a sus objetivos como si nada.

El Kaizen (o mejoramiento continuo), nos indica que todo gran cambio depende de una serie de pequeños pasos, y si lo aplicamos a este momento, en que ya tenemos una rutina conocida, pero nuestro cerebro nos esta jugando una mala pasada, cuál sería ese pequeño paso que nos va a reconectar con nuestros objetivos y nos va a sacar de nuestro estado de inercia. Pues, nada más que ponernos las zapatillas.

Photo by JESHOOTS.com on Pexels.com

Solo necesitamos el mínimo movimiento, para que nuestra mente se enfoque nuevamente en lo que queremos hacer, y vuelva a ponernos en el camino, disminuyendo las justificaciones y buscando motivos por los cuales debemos salir a la calle a cumplir nuestro compromiso personal.

Quizás, ese día, no tienes ganas de hacer el plan completo de entrenamiento sugerido, pues haz la mitad, pero no dejes de hacerlo jamás. No te des excusas, a las cuales a la larga seremos verdaderos expertos, no justifiquemos más nuestros errores o fracasos, simplemente hagámonos cargo. Siempre ten en mente, que dar un pequeño paso diario, es mejor que no dar ninguno. Por tanto, busca siempre la motivación en el porque estás haciendo tal actividad y luego, realiza acciones en la dirección correcta, por pequeña que sea, seguro es mejor que ninguna y nos acerca a nuestras metas.

En resumen, ayer logré salir de la inercia poniéndome las zapatillas. Una vez que me las puse, si ya estaba listo mejor salir a correr, y total, si ya estaba en eso, porque mejor no terminar toda la rutina en vez de hacer la mitad…una cosa lleva a la otra. Rutina de running completada, endorfinas OK, y dormí profundamente con la satisfacción de lograr mis propósitos.

Vencer la Inercia = Dar un mínimo paso en dirección a tus sueños.

You Can Do It!

Un comentario sobre “Como Vencer la Inercia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s