Una Fría Mañana de Otoño

Una agradable brisa recorre mi rostro esta fría mañana de otoño, es temprano, pero hay una sensación de paz y tranquilidad. La ciudad aún no logra despojarse de su confortable manto de quietud nocturna dando paso a su voraz apetito de prisa y desesperación, la mesa está servida como siempre, pero aún no llegan los comensales.

Un leve paseo, conciencia infinita, dan paso a observar todo detenidamente. Somos sólo una parte más de este engranaje llamado vida, la cúal requiere infinitas piezas para lograr su óptimo funcionamiento. Se aceita, con simples experiencias sensoriales que nos permiten apreciar el hecho de estar vivo, de contar con un día más para amar, aprender, disfrutar.

Photo by David Bartus on Pexels.com

Las cosas simples de la vida suelen ser las que nos hacen más feliz, sin duda alguna. Una fría brisa matutina, me recuerda que estoy vivo, y lo feliz que me encuentro en estos momentos. Quizás mañana, ya no podré disfrutar de la brisa, el aroma de una flor, el suave placer de hacer el amor con su cuerpo desnudo o un cálido beso al ser amado. Pero hoy si, y almacenaré en mi preciado baúl de memorias, todos estos pequeños tesoros, que por mundanos olvidamos preservar, como mi pequeña brisa de una fría mañana de otoño.

Un comentario sobre “Una Fría Mañana de Otoño

Responder a gfuentes Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s